Asociación Forestal de Galicia          

 

Artigo
Revista O Monte Nº 59

La evolución del monte gallego

Un largo camino desde el desastre hasta la silvicultura activa

Francisco Dans del Valle
Ingeniero de Montes Director de la Asociación Forestal de Galicia

El medio rural gallego ha sufrido en los últimos cuarenta años un fuerte cambio que ha modificado substancialmente su paisaje, pasando del predominio en todo el territorio de los cultivos agrícolas y ganaderos y de un monte asolado por los incendios forestales, a una extensa presencia del bosque cultivado y a una progresiva especialización comarcal de la actividad agrícola y ganadera.

El espacio forestal actual. En el espacio agrario gallego actual se asientan tres tipos de territorios forestales:
Espacios arbolados productivos, aproximadamente 1.285.000 ha de terrenos forestales productivos según el IV Inventario Forestal Nacional, casi todos ellos de carácter privado, en los que se ha producido una rápida y no siempre bien orientada expansión de las masas arboladas. Este territorio se distribuye casi a partes iguales entre las coníferas –domina el pino del país (Pinus pinaster), el pino insigne (Pinus radiata)–, los eucaliptos (Eucalyptus globulus y E. nitens) y las frondosas caducifolias, roble (Quercus robur y Quercus pyrenaica) que mantiene una dinámica creciente de difusión natural, junto con una masa de castaño de alto valor.
Dentro de esta enorme masa arbolada coexisten montes bien capitalizados, que reciben los tratamientos adecuados, asegurando su sostenibilidad presente y futura junto con otros que presentan rasgos de abandono y cuya existencia y alto riesgo de incendios comprometen la sostenibilidad del resto.
Espacios protegidos, aproximadamente una superficie de 360.000 ha incluidas en la Red Natura actual que supone el 12% de la superficie forestal gallega, de alto valor ecológico, cultural y paisajístico que requieren intervenciones específicas La evolución del monte gallego Un largo camino desde el desastre hasta la silvicultura activa ajustadas a su entorno socioeconómico a fin de conservar sus valores naturales. Las medidas actuales destinadas a su manejo distan mucho de ser las mejores para asegurar su conservación.
Espacios asilvestrados de muy difícil topografía, cerca de 290.000 ha de terrenos de muy difícil orografía, con una vegetación destinada a evolucionar de forma natural.

Búsqueda de artigos

- Todos os artigos
- Buscar artigos que conteñan:








Asociación Forestal de Galicia. Rúa do Vilar, nº 33, 1º. 15705 Santiago de Compostela. C-electrónico: asforgal@iies.es